Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

EL VIDEO CLUB DE TARIFA: HOY,

20081104184620-manitou.jpg

PONE ENANOS!!!

 

Por Alejandro Blindex

 

 

Todo el mundo sabe que el cine se rige sobre la base de 3 o 4 ideas que tienen la categoría de “axiomas”.

 

Por ejemplo: “si querés ganar un Oscar, nunca trabajes con niños y con perros”, (menos aun con ambos juntos en el mismo film).

 

O también, “la cantidad de muecas que debe hacer el protagonista de una comedia, es directamente proporcional a la pobreza del guión y los diálogos” (ver Jim Carrey).

 

La lista tiende casi hasta el infinito (y más allá), pero aun así, mientras muchos de ellos pueden ser puestos en duda, hay uno que es siempre verdadero. Inexorablemente verdadero. Es que el contiene una sabiduría solo equiparable a la del dios padre, y dice: “SI QUERÉS METER UN ÉXITO DE TAQUILLA IMPRESIONANTE, (sin Clarín y el 13 que te bombardeen con publicidad), SI QUERÉS ARRASAR CON VENECIA, BERLÍN, CANNES, LAFERRERE, Y EL SUNDANCE FESTIVAL, SI QUERÉS QUE TU PELÍCULA SE VUELVA UN HIPERCLASICO, EN ELLA TENES QUE PONER ENANOS… AUNQUE SEA UNO…”

 

… y si ese enano “brota” de la espalada de una mina, la combinación se vuelve perfecta.

 

El Manitou.

Enano jodido.

Encarnación (mas que nunca “literalmente” encarnado) del mal.

Bestia maldita.

“Absceso cutáneo” producido por el demonio.

“quiste sebáceo” de los infiernos.

 

Peliculón con letras mayúsculas

“dos pulgares arriba, y un dedo en el orto de la creatividad cinematográfica.”

 

Un Tony Curtis más que descollante.

Sumido en un personaje de hondos perfiles psicológicos.

Cargado de matices.

Una interpretación ninguneada por la Academia que entrega los putos Oscares.

 

Una muestra de cuando Hollywood quiere meterse en serio con los ritos ancestrales y la multiculturidad étnica, lo hace como el mejor de los antropólogos.

 

Toda la magia proyectada en Technicolor sobre el blanco rectángulo de la pantalla.

 

Joe Gibs, hermano de los prolíficos Andy y Robin Gibs (los míticos Bee Gees), saca de la galera y compone un personaje que merece encabezar el cuadro de honor de los seres maléficos de la pantalla grande.

El es el “Miscamacus”, un aborto de la naturaleza, un enano maldito, que brota desde la espalda de la hermosa Karen Tandy (Susan Strasberg).

Un engendro que solo tiene como pretensión convertir a este universo en un verdadero infierno.

 

Claro que frente a el va a tener a la mejor dupla de héroes que dio el cine, Harry Eskirne (Tony Curtis) y John Singing Rock (Michael Asara) dispuesto a acabar con el, a reducirlo a cenizas.

 

Colmada de esoterismo y efectos especiales varios, “El Manitou” preanuncia las sagas de “Harry Poter” y  “El Señor de los Anillos”, así como también, todo el terror de la mal llamada “La Llamada” (The Ring).

 

Una lucha a muerte entre las fuerzas del bien y el mal.

 

Con algunas escenas que merecen estar en la galería de “las mejores del cine mundial”, a saber:

 

La vecina y viejita señora Hertz, flotando por las escaleras.

El estallido de una computadora que arrasa la vida de su operador.

El nacimiento purulento del Miscamacus.

Y un final con toda la pirotecnia y un desnudo setentista de la Strasberg.

 

Para verla con los ojos cerrados del miedito!!!!

 

 

04/11/2008 18:46 ALEJANDRO BLINDEX #. 8º PASAJERO

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris